viernes, 16 de diciembre de 2016

Reflexiones tras mi primera maratón

Ha pasado ya casi un mes tras mi debut en la distancia maratón (Valencia 2016) y como comenté en mi anterior entrada fue un poco agridulce. Fue agrio porque me esperaba llegar en mejor forma o mejor preparado, y dulce porque aun así logré terminar la carrera. Por otros blogs es muy frecuente leer que el maratoniano novel al terminar su primera o durante la carrera suele pensar que quién demonios le habrá metido la idea de correr una maratón, y que una y no más. En ningún momento eso pasó por mi cabeza, al contrario, la idea persistente en mi cerebro era: "esto hay que correrlo pero mejor preparado". Debe ser una gozada correr la distancia entera, sin pararte a estirar o bajar ritmo por calambres. 

Y con esa idea salí de Valencia y me vine a Las Palmas. Entonces, ¿qué salió mal? He pensado mucho sobre el tema, hablado con gente curtida, visto vídeos sobre cómo preparar la maratón, o incluso otros planes de entreno, y la conclusión es que salieron mal muchas cosas. Algunos de los errores, los más importantes, son culpa mía, otros, que no han tenido tanta importancia, son externos. No tenía pensado escribir esta entrada, son reflexiones personales acerca de todo lo vivido durante la fase de entreno, y creía que no podían interesar a nadie. Pero luego he pensado, he cometido muchos errores: por novato, por desinformación, por lo que sea. Quizás poner estas reflexiones en este blog pueda servir a gente que esté afrontando el reto a no cometer los mismos errores. No pretendo ser una "voz autorizada o experto en la materia", sólo contar mi experiencia y si sirve a alguien pues genial.

1) EL PLAN DE ENTRENO: si preparas una maratón tienes un plan de entreno. Puede que sea el más adecuado o no, pero tener un plan es mejor que no tenerlo. Yo decidí basar el mío en los planes que ofrece Jack Daniels en su famoso libro. El plan que mejor se adaptaba era uno que implicaba un máximo de 65Kms semanales (16 semanas), 4 días corriendo y 2 de GYM. Mi mejor marca en MM es de 1:45 (4:59m/K), según la famosa calculadora de Daniels mi VDOT = 42,6 y mi tiempo previsto para maratón es de 3:38:55. Con esos datos sale que el ritmo para maratón es de 5:11, que las series de 1000 hay que hacerlas sobre 4:30 y que las tiradas largas o extensivas a 5:46. Como no quería ser ambicioso fijé los objetivos en 2 principales: acabar la carrera y rondar las 4 horas. Con esta meta el ritmo necesario cambia a 5:40m/K. Pasar a SUB4H fue una decisión que tomé por prudencia, la otra meta me parece muy ambiciosa para mi nivel actual, no sé el futuro. A pesar del cambio de objetivo no adapté los ritmos de entreno, pensaba, y aquí viene el gran error, que más rápido es mejor. Para SUB4H no necesitas series a 4:30, pero las hice, las tiradas largas no tienen que ser a 5:40, sino sobre 6-6:15, pero las hice. Y así con todo lo demás. Y ese fue el gran error, hacer un trabajo para el que mi cuerpo no está preparado, acumulé un castigo que pasó factura luego. Llegué al final del plan muy cansado, sobreentrenado tal vez. Pongo 2 ejemplos de la misma tirada, misma distancia y mismo circuito con resultados muy diferentes.

10K - semana 2 - 5:10m/K y 132ppm/media
10K - semana 15 - 5:42m/K y 141 ppm/media


Puede verse claramente que en la semana 15 el 10K me cuesta mucho, no alcanzo el mismo ritmo de la semana 2 y las pulsaciones son incluso mayores. Conclusiones: más rápido no siempre es mejor, los entrenos que toquen hay que hacerlos al ritmo previsto, hacerlos más rápido conlleva acumular cansancio, molestias o lesiones. En mi caso fue cansancio y molestias que me impidieron completar la última semana gorda del plan.

2) Kilómetros semanales: cuantos más mejor pero cumpliendo el plan. El mio ha pecado por defecto de ellos, contenía mucha paja inicial que para alguien que ya viene corriendo habitualmente 3/4 veces por semana fue innecesario. Hubieron muchas tiradas por encima de 21, las hubo de 23-25 y 28 (el máximo) pero faltó volumen semanal. ¿Por qué no le metí más volumen entonces? Tras una tirada larga de 25 por ejemplo necesito descansar bien y recuperarme para no tener molestias a la siguiente semana. Me era imposible hacerlo de otra manera sin acariciar la posibilidad de lesión, ¿y esto por qué? Porque las tiradas largas las estoy haciendo a ritmo de competición (ver la imagen siguiente). 

Tirada de 28K a 5:41m/K y 138ppm/media
 Si recordamos del principio las tiradas largas estaban previstas entre 6 y 6:15m/k, yo las hice siempre mucho más rápido pensando que más era mejor, en general todo lo hice más rápido de lo previsto salvo las series de 1000. Con este panorama es normal que acumule mucho cansancio y me sea imposible enlazar semanas de mucho volumen. 

3) GYM: en el gimnasio creo hice un buen trabajo de CORE, tobillos y tren superior. Me faltó hacer algo más focalizado en piernas, que sí hice, pero dejé de lado músculos como los aductores que curiosamente me dieron más problema en la carrera que otros.

4) Días previos: ya lo conté en la entrada anterior, el viaje fue un poco cansado, 2 vuelos de ida y otros 2 de vuelta con madrugones (uno a las 4 de la mañana). En total hicimos mi compañero y yo unos 25K caminando entre los dos días que estuvimos fuera. Correr una maratón requiere de un esfuerzo enorme, hay que llegar lo más fresco posible a la carrera. De esta he aprendido que es mejor llegar 2 días antes, no siempre se puede (trabajo, familia...) pero si se dispone de días libres es mejor. No creo que esto marque una gran diferencia en el resultado, pero todo suma.

Esas son algunas reflexiones orientadas a mejorar de cara a la siguiente carrera, que si todo sale como está previsto será la maratón de San Fermín en Pamplona 2017.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Maratón de Valencia 2016 - Mi primera

El crack de JuanMi
Se acaban los entrenos para la maratón, han sido 16 semanas que han dado para 607K corriendo, 27 horas de GYM, 8000 metros de natación y 65K de ciclismo por tierra. Me habría gustado hacer más kilómetros corriendo pero en la semana 13 experimento problemas en el tobillo izquierdo justo tras la tirada de 28K (semana 11). Para la semana 14 tengo programada una tirada de 32K que no puedo hacer porque voy de piernas fatal, la semana 13 he hecho una tirada de 23K y he terminado muy muy cansado. Algo pasa, he llegado muy machacado al final del plan. Han habido varias tiradas de 23/25 y 28K, con eso debe bastar pero me genera dudas no terminar bien el plan. Para colmo pillo un pequeño resfriado la semana 14-15, no importa, ya estoy en tappering y quizás me venga bien u ndescanso adicional. Finalmente entre las semanas 14-15 y 16 sólo puedo correr 30K, es muy poco pero quiero curar bien el resfriado y no llegar debilitado.

 
Finalmente llega el momento, viernes por la mañana madrugón (4:00AM) me recoge JuanMi y tiramos para el aeropuerto. Nos esperan 2 aviones, metro y muchas horas de espera en salas de aeropuerto. Llegamos a Valencia/Hotel sobre las 15:00, dejamos las maletas y vamos para la feria a recoger el dorsal. La recogida es muy rápida, hace un día precioso y aprovechamos para hacer alguna foto. La feria del corredor es algo decepcionante por la cantidad y calidad de los stands, me esperaba algo más bestial, con más presencia de marcas y ofertas espectaculares. Llevaba un dinero para comprar alguna cosa y al final no compré nada salvo una barrita de 226ers. Marchamos para el hotel sobre las 5 de la tarde, no tenemos nada previsto hasta las 22:00 (cena en el hotel) salvo ver cómo el Real Madrid se pasa por la piedra a los del Atleti...

Somos de Canarias
6:00 AM y en planta, hay que desayunar, el buffet del hotel está bastante bien, por cierto, se llama Abba Acteón y está muy bien ubicado, tranquilo, moderno y precio razonable. Sobre las 7:30 partimos hacia la Ciudad de las Artes, objetivo dejar las cosas en el guardarropa. El día está feo, gris, el sol ni está ni se le espera, hace frio pero vamos bien abrigados (somos de Canarias). Dejar la mochila es muy rápido y sencillo, hay mucha mucha gente, se nota que es un carrera de prestigio, no falta de nada, en la zona de salida hay voluntarios con botes de vaselina (tamaño XL de los que usa Gonzalo ;-)) y bastantes baños aunque hay que esperar un poco para acceder a ellos. Nos colocamos en nuestro cajón, el ambiente es festivo, parece que nos vamos de picnic y no a correr 42K. JuanMi y yo estamos tranquilos, sin nervios aparentes, pensé que me pondría muy nervioso en la salida pero no es así, estoy muy concentrado y mentalizado en lo que me espera. Sé que será duro y que tocará sufrir. Pistoletazo de salida, nos quitamos el abrigo, los guantes un poco más tarde y allá vamos. Salimos tranquilos, yo voy muy con el freno echado, ritmos de 5 altos, algún 6 en estos primeros Kms. Voy muy conservador pero es que entre las dudas y que sé que va a ser muy duro no quiero fundirme pronto y tener que abandonar. 



Pasados los primeros Kms ya vamos a un ritmo de 5:45. La primera media es fea, muy fea, avenidas enormes y largas, con bastante viento y que para colmo hay que recorrer en los dos sentidos (Av de los Naranjos y Blasco Ibáñez). En esta zona del circuito hay muy poquita gente, la hora y el tiempo no invitan a salir (toda la carrera discurrió entre 12-17 grados), ya sé que para muchos es buena temperatura, pero para mi no, mi cuerpo no entra en calor asi y se agarrota. Paso por el 10K en 58:38 cuando mi MP es 47, voy tranquilo, las pulsaciones bastante bajas y no recuerdo sudar en ningún momento, sí tener unas pequeñas molestias articulares en el tobillo izquierdo pero lo achaco a la falta de carrera de las 3 últimas semanas. Pasamos por la MM en torno a las 2h02m, mi marca es 1h45m así que el ritmo no está siendo exigente. Juanmi se me escapa un poco cuando paro a ponerme reflex en el tobillo, es mejor así, creo que le estoy frenando un poco y nos irá mejor separados. A partir del Km 22/23 la carrera cambia mucho, la fiesta y alegría que había en el pelotón desaparece totalmente, la gente ya empieza a sufrir, ya no hay bromas ni ganas de cantar canciones. Por suerte entramos en una parte de la ciudad mucho más bonita y con más público, aquí sí hay animación. Mantengo el ritmo de 5 altos hasta el 24 y paso a 6's, sigo conservador, queda un mundo y el objetivo es acabar. Paso por el 28K en un tiempo de 2h:44m (en los entrenos hice 2h39m), entro en zona desconocida. 
Carrer del Palau

Kilómetro casi 29, carrer del Palau, la calle pica un poco hacia arriba, inapreciable con piernas frescas pero se nota si vas justo. Casi llegando al final me da un tirón en el femoral derecho, paro en seco y veo que puedo caminar. Bajonazo total, en tiradas de 28K he terminado bien, ¿a qué viene este tirón ahora? Me esperaba este problema pero no tan pronto. Tras unos metros caminando y dando masaje atrás del muslo veo que puedo volver a correr a 6 altos, con prudencia. Decido seguir y terminar la carrera cómo sea. Milagrosamente el problema del femoral desaparece, el ritmo lento parece funcionar. Más adelante empiezan los problemas del aductor izquierdo, calambres que me hacen parar la carrera y caminar. Este problema ya me seguiría hasta el final. Tomo nota mental de que este músculo hay que trabajarlo en el GYM, no lo hice y lo estoy notando. El resto de grupos musculares que sí trabajé parece que van bien. Del kilómetro 35 en adelante la carrera es un puro espectáculo, calles abarrotadas, música, animación, la gente animando, carteles del tipo "Vamos Papá si yo pude tú también", la gente no para de animarte diciendo tu nombre. He de reconocer que algún momento solté una lágrima, los ánimos y el esfuerzo, las ganas de terminar y no abandonar son emociones muy fuertes. 

 

Ya en esta parte apenas camino y llevo un trote muy cochinero, los últimos kms son hacia abajo y aprovecho, hay muchas caras de sufrimiento en el resto pero es que vamos justo ya. La llegada a meta es espectacular pero tengo ese sabor agridulce de no haber salido todo como me esperaba (4h50m). Ya tengo en la cabeza que esta no será la última y que hay que prepararse mejor y de otra manera. Recojo la medalla, me sabe a Oro olímpico la verdad pero mejor me sabe la palmera de chocolate y el batido que vienen en la bolsa de avituallamiento. De camino a recoger la mochila un finisher que va con su novia de repente se arrodilla y le pide matrimonio, ella acepta y todos los que estamos allí arrancamos a aplaudir, fue muy bonito la verdad. Juanmi me espera en el hotel, tenemos tiempo para ducha y descansar un poco, nos esperan otros 2 aviones, metro y horas de aeropuerto, al final hacemos caminando 25Km entre los 2 días, es algo para pensar para próxima carreras, ¿no será mejor llegar 2 días antes?


miércoles, 19 de octubre de 2016

A MENOS DE UN MES PARA MI PRIMERA MARATÓN...

Queda más o menos 1 mes para hacer mi primera maratón, cumplir ese sueño de enfrentarme a uno de los mayores retos que puede tener un corredor. Mi yo de hace 5/6 años estaría flipando si leyese esto. Creo que he pasado, sin prisas, por todas las etapas, corriendo poca distancia al principio y alcanzando nuevas distancias conforme el cuerpo iba adaptándose a la nueva exigencia. Pasaron varios años hasta coquetear con distancias de 10/12K. Mi primera carrera fue una media maratón y la corrí cuando ya tenía esa distancia muy controlada en las tiradas largas de domingo. Nunca he tenido que parar durante un entreno por cansancio o lesión, nunca me he lesionado, sí molestias pero nada importante. De los 5/6 años que llevo corriendo nunca tuve reloj GPS hasta este año y nunca hice series ni seguí ningún plan de entreno. El objetivo era salir a correr y disfrutar por sensaciones con el mero objetivo de poder correr cada vez más largo y en menos tiempo.

Dicho todo esto, creo que este reto llega en el momento adecuado, no puede decirse que he forzado plazos, que empecé a correr ayer y ya quiero ser maratoniano. He tomando la decisión cuando he creído que estaba preparado para "afrontar el reto de prepararla" (que no correrla). El primer problema surge a la hora de escoger un plan, y es importante escoger bien porque no todos los planes sirven para todos los corredores. No es lo mismo un plan para alguien con ritmos rápidos, que puede manejar un volumen semanal de 100K o más, que alguien lento (6min/K) que con 60K/semana ya estará haciendo un porrón de horas. También hay que ver si tienes tiempo para meter alguna sesión de GYM o de bicicleta, fortalecer musculatura en el primer caso y entrenar con deportes menos lesivos en el segundo. 

En mi caso he seguido las ideas que propone Daniels en su libro... 


Mi plan consiste en GYM (lunes y jueves), martes y viernes tirada suave para hacer kms, miércoles series y domingo tirada larga. El volumen máximo semanal es de 60K y cada 3 semanas de carga viene una de recuperación. Son 16 semanas de preparación dejando las 3 últimas para recuperar las piernas y llegar frescos a la carrera.

Ahora mismo estoy en la semana 12, ya he pasado por tiradas de 25 y 28K, de 20 para arriba ya hace muchas semanas que cae una fijo. Y en este punto es cuando te viene a la cabeza la clásica duda de novato: ¿cuán larga ha de ser la tirada más larga a realizar en el plan? Porque no nos engañemos, tampoco vas a hacer una tirada de 38/40K para ver si controlas la distancia y llegar con mucha confianza. ¿Entonces? Preguntar a la gente con experiencia. El consenso es que lo mejor es no pasar de 2h30m en esa tirada o estar rondando los 28/30/32K. ¿Por qué? Por que hay que tener fe en el plan que has seguido, se supone que éste te ha "machacado" lo suficiente para ese día, que vas a llegar fresco tras el tappering y podrás llegar a meta. Aquí vuelvo a repetir lo de arriba, no todo sirve para todo el mundo, habrá gente que se sienta cómoda con un plan de varias tiradas de 32K y otros con menos. Lo importante es encontrar el entreno que mejor te venga a ti.

Otro de los aspectos importantes que he ido incorporando en estos meses tratan sobre la alimentación y planificación de carrera. Vas a realizar una gran cantidad de kms por semana, tu cuerpo necesita combustible así que hay que alimentarse bien, mucho hidrato para obtener glucosa y proteína para reparar el daño muscular de las tiradas largas. Sobretodo es importante la hidratación en las tiradas, aunque sean de menos 20K, hay que ir acostumbrando al cuerpo a beber y comer, así que cinturón con botellín de agua isotónica y varios geles. Yo bebo cada 5K y tomo un gel si corro hasta 20K y 2 si paso esa distancia. Ni que decir tiene que has de encontrar el gel que mejor te vaya, nada de probar algo nuevo el día de la carrera, hay que llegar con el estómago hecho a una marca y tipo de gel. Ah, y si el programa dice que toca descanso es descanso, métete en la cabeza que descansar también es entrenar, no subestimes el poder que tienen unas piernas frescas.

Tras esta retahíla he de decir que la distancia me parece inmensa, un reto mayúsculo, que no va a ser fácil, que no se le puede perder el respeto porque veamos en la tele gente corriendo ultramaratones, ultratrails... 42.195 metros es una burrada, no te lo tomes a cachondeo, te juegas la vida.

lunes, 13 de junio de 2016

DE RUNNERS, CORREDORES Y TONTOS

Decía el reconocido pensador chino Confucio: "Escoge un trabajo que te guste y nunca tendrás que trabajar ni un sólo día de tu vida". Ya sé que no es fácil poder escoger trabajo, que las oportunidades son pocas y hay que aprovecharlas. Pero, ¿y nuestros hobbies o aficiones? Esta claro que esas sí las escogemos libremente, que las practicamos por que nos producen placer, nos aportan algo positivo a nuestras vidas. Pues NO amigos, no es así para el señor Quique Peinado (@quiquepeinado) columnista del diario El Mundo. 

Ayer domingo me encontraba con un artículo de este señor llamado "Di no" (www.elmundo.es/papel/firmas/2016/06/12/575a978e46163fec098b45ba.html) en el que viene a contar sus primeras experiencias en el mundo del running y su opinión sobre dicha actividad física/hobbie/afición... 

El Sr. Peinado se inicia en el mundo del running animado por una serie de amigos que le venden, cual secta, una vida mejor, llena de experiencias plenas, una existencia nueva. Y con todos esos pajaritos empieza este señor a corretear por parques y aceras... Como es lógico no empieza bien la cosa, el cuerpo se resiste al esfuerzo, se opone a salir fuera de la zona de confort. Todos hemos pasado por esa fase, algunos habrán desistido y otros decidieron seguir, ¿por qué? Pues porque se obtenía un retorno positivo al esfuerzo: ves la mejoría en tu cuerpo, adelgazas, aumento de la distancia y nuevos retos, sensación de placer tras el ejercicio, liberar el estress, etc. 


 Pero hete aquí que el señor Peinado no obtenía ningún placer corriendo, como él dice sigió corriendo por presión social, no porque le gustara y le resultase beneficioso. No le gusta correr, se aburre mucho y se cansa, pero... es práctico y barato. Según sus grandes conocimientos de esta afición sales a correr y en media hora estás en casita duchado con el mando de la tele en la mano. Ah, y también es barato salvo que te compres ropa ligera y fosforita. No quiero ni imaginar cuando descubra los precios de los dorsales, del reloj GPS o de las zapas buenas.


Pero no termina aquí la homilía del Sr. Peinado, este buen señor runner o corredor, arremete contra cualquier persona que convierta una afición o actividad en su forma de vida. Habría que decirle al ilustrado este que ningún corredor popular hace del running su forma de vida, esos son los atletas que entrenan al día muchas horas y viven del atletismo. El popular trabaja, tiene pareja, hijos... y después de todo eso está el running. El popular quisiera tener más tiempo para correr/entrenar, no tener otras obligaciones y sí más posibilidades de hacer eso que le gusta: correr.

El running como forma de vida, !ja!

Se atreve a decir el Sr. Peinado que el running es una actividad cuestionable (sin comentarios) y que disiente de aquellos que convierten algo, lo que sea, en su forma de vida. Imagino que actividades como la solidaridad de misioneros o de voluntarios, o de otras actividades sin ánimo de lucro, que ciertas personas deciden elegir como forma de vida TAMBIÉN le parecerá a este señor algo muy cuestionable. Permítame que le diga, botarate, que los que ocupamos parques, aceras, carreteras y montañas con nuestra ropa fosforita cara no hemos hecho del running nuestra forma de vida, es un complemento que nos aporta felicidad. Es un hobbie, una aficción, al igual que lo es el submarinismo, el golf, la petanca, el ajedrez... que cada cual eliga la que quiera o ninguna.

Permítame decirle que yo, runner o corredor, voy a seguir corriendo mientras pueda, y lo haré porque disfruto con ello como no lo hago con ninguna otra cosa. A mí nadie me alentó a correr, no seguí corriendo en los malos momentos por el qué dirán. No sé si hago running o corro, y tampoco sé si pertenezco a ese grupo que usted llama ELLOS, pero sí tengo una cosa muy clara:

ME ENCANTA CORRER



martes, 7 de junio de 2016

MI PRIMERA SALIDA FUERA DEL ASFALTO

Este fin de semana pasado salí a correr con un nutrido grupo de corredores curtidos en el mundillo del Trail, y digo curtido a tenor de lo bien equipados que iban y del barro acumulado en sus zapatillas. Yo siempre descarté correr fuera del asfalto, mi impresión sobre correr por montañas y barrancos era totalmente negativa: cuestas empinadas en las que hay que caminar, caminos empedrados que son trampas para los tobillos, bajadas mortales, mucho frio o calor.... Sí, lo confieso, soy una rata de asfalto, me gusta ponerme mi música, marcar un ritmo y devorar kilómetros de cómodo y liso asfalto. Recomiendo leer esta entrada de @SosakuRunner El-trail-running-no-es-correr. Al contrario de ese corredor veterano de su entrada yo siempre he tenido el máximo respeto y admiración por los que corren por montaña. Para mi es obvio que lo "fácil" es hacerlo en asfalto, fuera de él todo es más complicado.


Con esa idea estaba yo hasta que hace par de semanas mi buen amigo @JuanMijimenez me anima a hacer el entrenamiento oficial de un trail que organizan todos los años en el barranco de Telde los de Atlefulca. Enseguida me saltan todas las alarmas en mi cabeza por lo expuesto anteriormente, no quiero correr en tierra/piedra/arena, no quiero subir ni mucho menos bajar, odio las bajadas. Mentalmente preparo mil excusas para decirle no a mi amigo.


Inicialmente no soy capaz de decir que no, así que me pongo a buscar información sobre el trail en cuestión. Quiero ver la orografía, el desnivel, las condiciones del terreno. Me consigo descargar de wikiloc un track del 2013 que me sirve de guía y lo traslado a Google Earth. 

Track y perfil del trail

Tras analizar el track veo que hay algunas subiditas importantes y se lo digo a JuanMi, me comenta que tranquilo que iremos en plan suave (nunca te fies de un runner que te dice eso de en plan suave). Finalmente me convenzo, sigue sin gustarme la idea de correr fuera del asfalto pero para mí el running tiene un componente de superación, de creer en ti mismo, en que puedes lograrlo.

CORRER ES UN ACTO DE FE (Creo que es un frase de @SosakuRunner)

Bueno pues ya estoy embarcado, ahora surge otro problema importante, no tengo nada de material y tampoco me voy a gastar un pastizal para que luego no me guste y arrimar todo. Tampoco voy a correr la Trans me digo a mí mismo así que no me vuelvo loco sobre el tema y mi única adquisición es algo que ya quería comprarme hace tiempo para las tiradas larga de domingo: un cinturón riñonera para llevar líquido y algunas cosillas. 

Esto me va a venir genial para las tiradas largas de domingo

Con el tema de las zapatillas me encuentro en la misma encrucijada, no quiero gastar en algo que luego puede acabar arrimado. Algunos días antes visito algunas tiendas outlet y los precios rondan los 70€ en adelante. Me digo a mí mismo que también les puedo dar uso en el Romano para algunas tiradas y que merece la pena la inversión. Finalmente gana mi yo más cerebral, iré con alguna zapatilla vieja que no me importe destrozar y ya se verá si más adelante compro unas específicas. 

En el tema de las zapatillas tengo 2 alternativas, unas Supernova Glide 3 (ya van por la 8) que son bastante estables pero que tienen la suela ya muy lisa, o una versión más moderna, la 6 que también tienen como 2000Kms pero con la suela en mejor condición. Obviamente me decanto por la de mejor suela aunque el hecho de llevar unas zapatillas tan rebotonas y flexibles como unas Boost me crea ciertas dudas.

Corrí con las azules

La salida es bastante puntual, somos como 50 personas y nos posicionamos en la mitad del pelotón. El primer kilómetro y medio es asequible, algo de adoquín y pista de tierra con poca sorpresa y bastante llano. A los 15 minutos más o menos cambia totalmente la orografía, comienza un ligero ascenso lleno de callaos que te obligan a ir dando saltitos de rana y pisar firme sobre ellos para no terminar con un esguince. Pasamos por una zona muy bonita, una especie de cueva de cañas con el suelo algo húmedo y con barro. Una chica que va delante se le traba una palma con la gorra, gracias a Dios no fue grave, o eso espero porque tras ayudarla no la vimos más. 


Primeros Kms sencillos
Seguimos en un grupo de gente de nivel medio, por detrás ya no se ve a nadie, las piedras han hecho una especie de corte en el grupo. Nos encontramos fuertes todavía aunque las piedras se dejan notar ya en los cuádriceps. El terreno vuelve a cambiar y nos da algo de tregua. No mucho pues en un momento dado mi compañero me dice que aquella montaña tan alta es la que tenemos que subir. COMO!!!! Alucino totalmente, me parece el Everest. Imposible le digo. Me tranquiliza y seguimos a ritmo con un grupito de 5 o 6 personas. Llega la subida y me sorprendo a mí mismo, podemos correr y son pocos los tramos en los que hay que caminar. Aquí es donde ya me doy cuenta que las zapatillas que llevo son muy inapropiadas para el terreno, apenas tienen suela y no tengo agarre ninguno, así que tengo una pisada poco efectiva y patina mucho en cada empujón.


Se suceden los tramos en los que se corre y se camina, incluso para sorpresa nuestra somos capaces de alcanzar a gente que iba por delante que en alguna parte no corre y nosotros sí. Vamos bien de moral, el ambiente es ameno con los compañeros de viaje y más rápido de lo que pienso coronamos cima. Me siento fuerte, en la subida me he visto muy bien sin que las pulsaciones se dispararan mucho (soy de pocas pulsaciones en reposo: 39) y las piernas ni tobillos ni nada están dando avisos. Todo cambiaría de repente. 

Descenso de locos
Todo lo empleado en subir se resume en una bajada trepidante de tan solo 2 minutos, es una p...a locura. Aquello parece San Fermín, que nos han soltado detrás unos morlacos de 600 kilos. Todos, excepto yo, se tiran hacia abajo como si fueran velocistas, es una estampida de gente. Entre mi nula técnica para bajar, mis zapatillas, que si subiendo no agarraban nada imagina ahora bajando, y que tengo que ir frenando como un loco, no tardo en sobrecargar los cuádriceps. Me quedo solo enseguida, todo el grupo desaparece por delante, Juanmi me espera al final  del descenso y nos juntamos de nuevo pero sin nadie ya. Hemos perdido el grupito en el que íbamos pero por detrás tampoco aparece nadie. Nos toca seguir solos. Juanmi se conoce, más o menos la ruta, y yo la llevo en el Garmin. 

Ponemos un ritmo cómodo sobre 5 y poco el km y encaramos ya un suave descenso hasta el fondo del barranco otra vez. Hay que decir que en esta parte nos perdimos un poco al saltarnos algún desvío y al no ir yo pendiente del reloj. Hicimos casi 1Km de más pero no importa. La última parte del recorrido es amena, sabes que ya lo duro ha pasado, las piernas no están frescas pero aún tienen cuerda para rato.

En rojo está todo el recorrido que hicimos diferente y de más respecto al track que iba cargado en el reloj
Llegamos a la plaza de San Juan y todavía quedan algunos compañeros allí pero tenemos la sensación que el habernos perdido nos ha retrasado mucho. Al final salen casi 16Km con un tiempo de 1h:54m (7:14 de ritmo medio). Estamos contentos, hemos pasado un rato agradable, sin caídas ni percances importantes. Mis conclusiones de la experiencia son muy positivas, ha sido algo diferente y que me gustaría repetir pero con mejor calzado y con alguna ruta que tenga un descenso más agradable. Ya veremos. La tirada acaba con un par de cervezas en un bar cercano, como tiene que ser.


 

viernes, 27 de mayo de 2016

24HRun Las Palmas

Tenía intención de darle un título más dramático a esta entrada a tenor de las expectativas que me generaba esta carrera, pero ha sido tal mi grado de satisfacción que creo no sería justo poner cualquier cosa negativa en el encabezado.

Si soy sincero, y creo que mucha gente opina como yo (por desconocimiento), este es un formato de carrera al que no me apuntaría "jamás". Imagina: tienes que correr muchas horas y 2 días, algunas de madrugada con frio-viento-lluvia, en un circuito feo y dando vueltas siempre al mismo recorrido, te rodea gente lenta y otros que parecen jugarse alguna medalla haciendo vueltas a ritmos de plusmarquista. El mejor símil es el de un ratón dando vueltas en la ruedita esa que les ponen en la jaula...


Con esa idea estaba cuando recibo un mensaje de Pancho Quevedo Corriendo-tan-Pancho, necesitaba gente para su equipo y se acordó de mí. Aunque no me hacía gracia la carrera decido apuntarme. El año pasado el equipo de Pancho había quedado tercero con 309 vueltas creo recordar, de ahí que el de este año se llamase "Los que quedamos terceros". La idea que teníamos era hacer más vueltas que el año pasado y de paso intentar hacer pódium otra vez (ilusos).



El sábado amaneció nublado, sería la tónica habitual en todo el fin de semana. Aunque a mí me gusta más el calor tampoco me pareció mal la temperatura, lo único negativo era el viento que pegaba en el tramo dirección norte. Al igual que el año pasado habían equipos con una logística fabulosa (tiendas de campaña, carpas, sillas, sillones de masaje, sacos de dormir). Nuestro equipo optó por lo sencillo, usar un banco del parque Romano y que cada cual tire la mochila por donde pueda. Eso sí, Pancho nos agasajó con una nevera llena de hielo y cervezas que no probamos hasta el domingo al finalizar la prueba (somos deportistas). Pensándolo mejor, sí que teníamos cosas que otros equipos no, una pizarra para dar mensajes motivacionales y un megáfono para animar a los nuestros (el buen humor que no falte nunca).


 Hay un gran ambiente antes de empezar la carrera, la gente
Nuestro cuartel general
aprovecha para calentar bien, para terminar de repasar los turnos, para asegurar los avituallamientos (los corredores individuales)... 12:00 arranca la carrera. Nada más empezar nos damos cuenta que este año hay más equipos y que estos están mejor organizados y cuentan con gente muy competente. Nadie hace tiradas largas por turnos, todos salen a hacer series de 1x1000 "a fuego". Nosotros estamos organizados en turnos de 3 horas con 3 corredores por turno y la idea es hacer series de 1x3000 o tirada más larga según la disponibilidad de cada uno. Ya desde un primer momento quedó claro que sería difícil subir al cajón este año, los equipos eran muy buenos y venían con la estrategía muy estudiada. Incluso en la prueba individual vino de la península gente muy buena como Cristina González que entre otros méritos es la  Campeona de España de 100 km en 2009, 2010, 2011 y 2014.
Cristina González

Lejos de venirnos abajo por la competencia mantenemos nuestro propósito de mejorar el registro del año pasado. Van pasando las horas, mi turno comienza a las 6 de la tarde y se prolongará hasta las 10 de la noche. Tengo guardia con el capi Pancho, nuestro MVP Aarón y Robaina, al que no conocía personalmente pero ha sido todo un placer. No estoy en un turno en el que me pueda escaquear o bajar el ritmo, hay que salir a darlo todo al igual que lo está haciendo el resto del equipo. La idea es que todo el mundo corra unas 2 horas con un total de 24 kilómetros aunque esto depende del ritmo de cada uno. Decidimos hacer series de 1x3000 a ritmo vivo, mi primer turno sale a 4:35/K, el segundo a 4:38 y el tercero a 4:34. Llegados a este punto y para exprimir un poco más pasamos a series de 1x2000, haciendo las primeras en 4:21, la siguiente en 4:29 y la última en 4:35. Total del sábado 15K. Las piernas están muy cascadas, trabajé por la mañana y se nota. Aprovecho para darme un masaje en el stand de Begoña Ferrero que me sabe a gloria.

Son más de las 10 de la noche y el siguiente turno ya está gastando suela en el parque, aunque tengo
Paella
comida en casa decido probar la paella que daba la organización a modo de cena. Muy rica. Todo lo referente a la organización me gustó mucho y el personal que atendía los puestos fue muy amable, hasta la señora de la foto de la derecha se ofreció a pelarme el langostino de la paella. Con el cuerpo destrozado me despido de los compañeros, les espera un turno complicado, la temperatura ha bajado bastante, hace viento y comienza a chispear.

Llego a casa y como algo más de pasta, me meto en la ducha para quitar todo el polvo y me voy a la cama sobre las 12 de la noche, mi siguiente turno comienza a las 6 de la mañana, sí a las 6 de la mañana. Apenas puedo pegar ojo, el cuerpo está acelerado y no paro de sudar. Estoy todo el rato con la sensación de que mañana tendré las piernas de hormigón, pero no fue así. Llego al Romano un poco antes de las 6, las caras de Pancho y JuanMi son un poema pero se alegran al ver que por fin llega el relevo. La noche ha sido muy dura, no sólo por el viento/lluvia/frio, sino porque han tenido que dar más vueltas de las que les tocaban.

Corriendo un poquito antes del amanecer

En este turno estoy inicialmente con Quique y su primo Ale, estamos los 3 de buen humor a pesar de las horas. Decidimos hacer series de 1x3000 y ya vamos viendo. En la clasificación andamos los terceros por la cola y tenemos al equipo del Carucat a 4 vueltas de distancia, vamos a intentarlo. El primer 3000 sale a 4:57/K, la primera vuelta es lenta porque estamos frios y las piernas no son las mismas que el sábado. Decidimos hacer otro 3000 cada uno pero cuando tengo que entregar el testigo mi relevo Ale decide hacerme un "Robaina" y no aparece por la zona de entrega. Con cara de .... paso por allí y les increpo por dejarme tirado, toca hacer una vuelta extra, al final será un 1x4000 que sale en 4:47, not bad!!

Terminada esta ronda se nos suma Aarón e Iván y pasamos a "molinillo" con series de 1x1000 "a fuego". Ya las piernas andan algo tocadas pero con series cortas el efecto psicológico no es tan
El culpable de hacerme un "Robaina"
devastador. El primer 1000 cae en 4:13, todos enseñamos el Garmin al llegar para ver qué tal va la cosa. Estamos apretando fuerte y nadie quiere fallar. Quique lo está haciendo genial y su primo también. Aarón e Iván van muy frescos y también hacen tiempazos. Vamos recortando algo a los del Carucat pero nos damos cuenta que la desventaja de 3 vueltas ya es imposible de salvar. Abandonamos la idea de alcanzarles pero sabemos que tenemos muy a mano mejorar la marca del año pasado así que nadie afloja.

Seguimos con las series de 1x1000, yo hago la siguiente en 4:00 y el Garmin marca un nuevo récord
como el kilómetro más rápido, 3:58. Quique y Ale también están en esos ritmos, vamos vamos vamos!!! También tenemos a Robaina que se une al equipo. Quique, Ale y yo daríamos las últimas para dejarles a ellos tres finalizar la carrera. Termino haciendo 3 series más de 1x1000 con ritmos 4:05, 4:12 y 4:21. Estoy fundido, llevo 27K finalmente y con un ritmo medio de 4:20m/K.

Estoy desde las 6 de las mañana en el Romano y son casi las 11, el turno de 6 a 9 se lo ha currado también. Quique y Ale deciden marcharse, quedan corriendo Aarón y Robaina. Yo aprovecho para darme un masaje nuevamente, no hay nadie esperando y el chico que me lo da se toma su trabajo a conciencia y está conmigo media hora. Me deja como nuevo y vuelvo al "campamento base" donde me encuentro con Pacho. El tiempo se acaba y finalmente damos 320 vueltas con un ritmo medio de 4:30. Robaina y Aarón darían la vuelta de felicitaciones, me habría gustado darla también pero tras el masaje noto las piernas como de plastilina y me es imposible.



Una vez finalizada la prueba nos despedimos, Pancho y yo nos encargamos de recoger la poca basura que hemos generado, otros equipos prefirieron dejarla allí tirada, cuestión de educación y valores. Me voy con buen sabor de boca, me ha gustado mucho la prueba, el rato que pasas con los compañeros de equipo, la gente que conoces, la organización que ha estado fantástica. No le puedo poner ninguna pega a la experiencia, sí que es muy exigente, pero para nada aburrida. Así que si estás leyendo y puedes apuntarte el año que viene no lo dudes, te va a gustar y mucho. Allí nos veremos, eso espero.

El equipo










jueves, 5 de mayo de 2016

EL SOLDADO PATOSO (CRÓNICA DE MACAN 2016)

Ya he dicho en alguna entrada anterior que nunca he sido de apuntarme a muchas carreras porque son pocas las que me parecen atractivas como para pagar por correr. Pero de Macan siempre he leído/oído buenas críticas a mis compañeros, y la posibilidad de quedarse luego en la playa de Gando es un plus extra por el cual vale la pena sufrir este circuito, ¿o no Pancho?

El sábado por la mañana recojo mi bolsa de corredor en Burbujita, la cola para 21K es inexistente, la de 7K es como la del paro (alguna ventaja tiene que tener correr largo). Quedo muy complacido por el diseño y calidad de la camiseta, casi nunca me gustan las que dan pero esta la pongo entre mis favoritas. 


La salida de la carrera es a una hora razonable, 10:15, con lo que no hace falta darse un gran madrugón y a las 9 ya estoy en Gando. Lo primero que me choca al llegar es lo grande que es aquello, muchos edificios, carreteras interminables y explanadas enormes. El dispositivo para recibirnos y colocar los coches en la base es impecable, se nota que son militares. Como llego con tiempo me paso un buen rato con el maletero abierto preparándome para ir a la zona de salida. Voy con varias opciones de vestimenta e incluso de zapatillas porque puede salir un día nublado o con lluvia, o todo lo contrario. Hace mucho viento, cielo gris y frio, y me decanto por manga larga (EEEEEEEEEEERRRRROOOOOOOORRRR!!!!)


Arriba una muestra de cómo iban algunos amigos, totalmente frescos y contentos. Puedo decir tras visionar cientos de fotos de la carrera que fui el único con manga larga (tomen nota los novatos que corran futuras ediciones de esta carrera). Y digo que fue un error porque toda la carrera fue soleada y con calor.

Tras la liturgia previa llego a la zona de salida, me encuentro con algunas caras conocidas (Jony, JuanMi y su esposa, Aarón y Pancho...) Se respira un ambiente festivo, alegre. Hay gente calentando, otros postureando, el espacio se presta a ello...

Foto sacada del facebook de Amigos del barro, agua y tierra

Tras pasar por el baño, me coloco en la zona de salida con mi compi JuanMi, bocinazo y a correr. No estamos muy adelante pero ya en la salida, como a 200 metros, te tropiezas con gente que va a 6-7 min/K y se forma un pequeño tapón que coincide con, OH MY GOD!!!!, una cuesta larga y con mucha inclinación. Pero pero pero, ¿perdona? Nivel del mar, base aérea, ¿quién ha puesto estas cosas aquí?

Parte de la primera cuesta del circuito, hay más.

Me pilla totalmente desprevenido, se forma un tapón que JuanMi resuelve fácilmente apretando el ritmo y adelantando. Yo siempre salgo los primeros kilómetros muy conservador y no quiero apretar aquí en una cuesta y pagarlo más tarde. Me quedo atrás y pierdo a mi compañero. Pienso que puedo pillarlo más adelante, ya veremos, desconozco el circuito y voy con el pie en el freno para no reventarme. Pasamos la cuesta y encaramos una larga recta, es plana pero toda esta primera parte es con viento en contra y se hace duro. 

JuanMi en la larga recta.

El circuito discurre ahora todo el rato con viento en contra y combinando cuestas con bajadas, no puedes establecer un ritmo de crucero y como desconozco el trazado sigo en modo conservador. Al llegar a la zona de entrada a la base cambiamos el sentido y el viento sopla de espaldas, es un alivio. Veo que Juanmi ya me saca como 30 segundos, un mundo. Aún queda mucha carrera y todavía no lo he visto todo, por supuesto siguen las cuestas...

El pringao de manga larga soy yo.

Tras 5 ó 6 kilómetros llegamos a la zona de la playa, la ida es fabulosa, hay muchos familiares animando y se hace ameno, las piernas aún están frescas. Al llegar al final y encarar el norte el viento te pone una cometa en la espalda y te dice "corre si puedes chaval". Son 700 metros muy duros y más todavía cuando ves a los del dorsal verde (la mayoría) desviarse a meta y te quedas solo pensando "me quedan 2 vueltas más todavía". Subo la cuesta del infierno y al final hago balance físico, ha pasado un tercio de carrera y me encuentro bien, no hay molestias en el dichoso gemelo izquierdo pero aún queda mucha carrera y hasta el 15/16K no puedo estar seguro de apretar con garantías. Pongo un ritmo de crucero, no fuerzo en las cuestas y me dejo caer en las bajadas, no voy rápido pero veo que adelanto gente. Ahhhh, antes de que se me olvide, dejo un comentario para una reflexión aparte:

"Gente apuntada con dorsal verde (7K) caminando YA desde el kilómetro 2, ahí lo dejo"

Se van sucediendo los kilómetros y entro en ese estado de disfrute de ver que puedes correr y correr y no aparecen signos de cansancio, la técnica de carrera se hace más eficiente, la zancada más liviana y la mente se libera y se abstrae de la situación y del esfuerzo. ¡¡Guau, por esto adoro correr!! 


La organización, los puntos de animación y avituallamiento están sensacionales (gracias chicos) y cuando menos te lo esperas ya estás en la zona de la playa y falta 1K para llegar, las piernas todavía responden, no hay molestias (salvo el del puto chip que se me está clavando). El tiempo me importa muy poco hace tiempo, y aunque he corrido solo y sin música lo he disfrutado a lo grande, acabar 21K sobrado, apretando y sin molestias me da impulso para el reto gordo de este año (Maratón de Valencia). Enfilo la recta de meta, la playa espera...


Meta por fin, se acaba lo bueno, empieza lo mejor. El tiempo que marca el Garmin es de 1:52:28, muy lejos del 1:45 de enero en el HSRGM pero en este circuito y con la prudencia que he corrido hasta me parece buena la marca.


Al pasar la meta me quedo un poco despistado porque no veo por ninguna parte la zona clásica donde te agasajan con todo tipo de viandas y bebidas, tras unos minutos de desconcierto me doy cuenta que dicha zona está tras unos árboles (si es que uno llega ciego a meta). Tras el repostaje marchamos raudos a los coches para cambiar la vestimenta y bajar a la playa. El día está riquísimo y el baño promete. El agua está algo fria pero sabe a gloria y hace de efecto calmante en las piernas. Ahora a disfrutar y charlar un rato con los compañeros.

Aquí rodeado de buena gente, el talibán de barba es Aarón, 4º en su categoría, un crack.

Y hasta la aquí la crónica del soldado patoso corriendo por la base aérea de Gando. Ya sabes novato, si corres esta carrera hazlo con vestimenta fresca, no vayas pensando en marca y ten muy presente que será muy dura pero posiblemente será la carrera más bonita que hayas corrido. Dejo también unas gráficas de dinámica de carrera (últimos 7K) y pulsaciones por si algún fanático como yo de los número lee esto.

ROOOOOOOMPAN FILAS!!!!!